Alérgenos
Leche
Leche
Sulfitos
Sulfitos

El curado de los quesos consiste en el añejamiento de los mismos, en un proceso en el que se secan y adicionalmente se aplican técnicas de conservación, como el salado o el ahumado. El tiempo necesario para considerar a un queso como curado puede variar de uno a otro, pero en general se requiere un mínimo de año y medio o dos años.

El proceso de curado hace que obtenga una textura bastante más dura y seca, así como que se incremente la intensidad de su sabor, propiedad muy deseada entre los amantes del queso. Sin embargo, muchas personas no toleran los sabores fuertes, por lo que es fácil encontrar distintas variantes de curado para un mismo queso, catalogándolos normalmente como tiernos, semicurados y curados.

Ejemplos de quesos curados pueden ser el queso manchego o el gouda. Sin embargo, el gouda se suele exportar con un curado aproximado de medio año, mientras que en la Holanda Meridional se puede encontrar más añejo, pudiendo llegar a los dos años.

El grana padano y el parmesano también se curan, pudiendo sobrepasar tiempos de tres años. Tienen una textura extremadamente dura, lo que facilita su consumo de forma rallada, como condimento o relleno de pastas italianas.

 

Información nutricional (0.1 kg)
Fibra 0.0 g
Ácidos grasos saturados 17.88 g
Ácidos grasos monoinsaturados 6.99 g
Ácidos grasos polinsaturados 1.0 g
Colesterol 74.4 mg
Calcio 1200.0 mg
Hierro 0.6 mg
Zinc 4.0 mg
Vitamina A 310.0 ug
Vitamina C 0.0 g
Ácido fólico 20.0 ug
Sal (Sodio) 670.0 mg
Azúcares 1.0 g
Los datos son de carácter puramente orientativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de la web se eximen de cualquier responsabilidad.