La leche en polvo o leche deshidratada se obtiene mediante la deshidratación de leche pasteurizada.

El resultado es un polvo de color blanco que conserva las propiedades naturales y características nutricionales que tiene la leche normalmente.

Para su consumo, el polvo debe disolverse previamente en agua.

Este producto es de gran importancia ya que, a diferencia de la leche fluida, no precisa ser conservada en frío y por lo tanto su vida útil es más prolongada.

Presenta ventajas como ser de menor coste y de ser mucho más fácil de almacenar.

A pesar de poseer las propiedades de la leche natural, nunca tiene el mismo sabor de la leche fresca.

Se puede encontrar en cuatro clases básicas: entera, semidesnatada, desnatada y deslactosada. así como estar enriquecida con vitaminas A y D.

Información nutricional (100.0 g)
Fibra 0.0 g
Ácidos grasos saturados 14.08 g
Ácidos grasos monoinsaturados 6.67 g
Ácidos grasos polinsaturados 0.66 g
Colesterol 120.0 mg
Calcio 976.0 mg
Hierro 0.6 mg
Zinc 2.3 mg
Vitamina A 277.5 ug
Vitamina C 5.5 g
Ácido fólico 21.0 ug
Sal (Sodio) 440.0 mg
Azúcares 38.0 g
Los datos son de carácter puramente orientativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de la web se eximen de cualquier responsabilidad.