La acelga es una verdura perteneciente a la familia Quenopodiaceae y de la especie Beta vulgaris.

Sus hojas son la parte principalmente comestible. Tienen una forma  oval, suavemente acorazonadas y con marcados nervios que nacen desde la zona central del tallo.  Son de color uniforme  abarcando  toda la gama de verdes, dependiendo de la variedad.

Las pencas son largas, anchas y carnosas, con tonos blancos, amarillentos e incluso rojos.

El alto contenido en agua de las acelgas les confiere pocas cantidades de hidratos de carbono, proteínas o grasas, proporcionando escaso valor energético y convirtiéndola en un alimento recomendado para elaborar dietas de adelgazamiento. Además, es un producto muy rico en nutrientes reguladores como la fibra, sales minerales o vitaminas.

El mejor momento para adquirir acelgas es en invierno, época donde las hojas alcanzan su tonalidad más oscura y contienen el mayor número de propiedades nutritivas.

Las recetas son muy variadas, pudiendo encontrar esta hortaliza en sopas, ensaladas, rehogadas con ajo, rellenas de bechamel, rebozadas, en guisos, potajes o como guarnición de carnes y pescados.

La cocción de las hojas es menor que en las pencas, por lo que se deberán hervir por separado o en dos tiempos.

Información nutricional (0.1 kg)
Fibra 0.8 g
Ácidos grasos saturados 0.03 g
Ácidos grasos monoinsaturados 0.04 g
Ácidos grasos polinsaturados 0.07 g
Colesterol 0.0 mg
Calcio 113.0 mg
Hierro 3.0 mg
Zinc 0.02 mg
Vitamina A 183.0 ug
Vitamina C 20.0 g
Ácido fólico 140.0 ug
Sal (Sodio) 100.0 mg
Azúcares 0.9 g
Los datos son de carácter puramente orientativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de la web se eximen de cualquier responsabilidad.